A Pesar De… Dios Te Ama

Como creyente, una de las cosas con las cuales más he luchado es saber disfrutar del amor de Dios. En teoría, sé que Dios me ama, tengo conciencia de las grandes dádivas y misericordias que Él me muestra a diario, sin embargo, muchas veces no puedo “sentir” su amor hacia mí.

Quizás tú también te identifiques con esta experiencia. Quizás, al igual que yo, hay momentos donde te has sentido incapaz de experimentar el amor de Dios en tu interior. Quiero que entiendas lo siguiente: Dios te ama, a pesar de lo que sientas o lo que no sientas. Tus emociones no determinan la medida del amor de Dios hacia tu vida. Dios es quien ha determinado amarte, y esto es una realidad que va más allá de tus emociones.

Somos cristianos. Por la gracia de Dios, hemos nacido de nuevo. Hemos despertado a una nueva identidad y una nueva relación con Dios. Sin embargo, esto no borra la realidad de que aún estamos atados a una naturaleza humana, que día a día lucha por alejarnos de Él. Muchas veces nuestras emociones nos engañan, tratando de ahogar la semilla de la palabra de Dios en nosotros. Por lo tanto, decide hoy aferrarte a lo que Dios ha dicho, y no a lo que sientas.

El apóstol Juan escribió “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados.” (1 Juan 4:10). Fue Dios quien tomó la iniciativa al enviar a su Hijo a morir en la cruz. No solo eso, sino que Dios estaba pensando en ti cuando envió a Jesús. Él te conoce y te ama desde siempre.

Acerca del amor de Dios, Pablo también escribió: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” (Romanos 5:8) Dios te ama a pesar de conocer todas tus faltas. Su amor no tiene límites. Él está listo para perdonarte y restaurarte. Pero debes creer esto y por fe, recibirlo.

Así que amigo(a) que me lees, cuando tu corazón te quiera hacer creer lo contrario, recuerda de que a pesar de lo que hoy sientas, Dios te ama. No permitas que tus emociones, las cuales cambian, dicten la realidad de amor de Dios en tu vida, la cual nunca cambia. El mismo que te amó ayer te ama hoy y te amará siempre, y Él será fiel para recordárselo una y otra vez…a pesar de ti, a pesar de todo.

Paola Rosario

Copyright © 2020 Pote De Sal

Todos los derechos reservados potedesal.com