Dones Espirituales

Permítame escribir unas líneas sobre un tema sagrado en la comunidad cristiana, máxime pentecostal. Los dones espirituales es un tema muy frecuente en nuestras iglesias pentecostales, puedo hablar de ellos con libertad porque me he tomado el atrevimiento de estudiar el tema y segundo, ¡soy pentecostal! 

Un don espiritual es la capacidad o el poder sobrenatural que le otorga el Espíritu Santo al cristiano para formar parte del movimiento del cuerpo de Cristo. Los dones no son una habilidad natural. Más que nada, y léalo bien, un don no se otorga para beneficiar a la persona por medio de la cual se manifiesta, es para el bien de los demás y beneficio de toda la congregación. Lo fundamento bíblicamente: 

“A cada uno se le da una manifestación especial del Espíritu para el bien de los demás.” 

1 Corintios‬ ‭12:7‬ ‭NVI 

Tristemente, la iglesia de hoy ha malinterpretado los dones para el beneficio de quien se manifiesta el don. El apóstol Pablo en sus escritos, utiliza tres palabras diferentes para hacer mención a “dones” en el caso de Corintios 12:1 él usa “pneumatika”, lo que literalmente significa “espirituales”, pero es un término que siempre lleva una connotación “sobrenatural”. De modo que los dones espirituales son poderes o manifestaciones sobrenaturales del Espíritu Santo.

Los dones no son un premio ganado por la oración, mucho menos porque entona una alabanza de Hillsong o Bethel, el don no es un premio otorgado por los méritos especiales. Ellos son dados libremente al pueblo de Dios de acuerdo con la voluntad soberana del Espíritu Santo.

Pero, ¿cuál es el propósito de los dones?

Dios tiene evidentemente varias razones para la manifestación continua de los dones. 

  1.  Los dones traen evidencia de la presencia de Dios , “Realmente Dios está con ustedes” (1 Co. 14:25 NVI)
  2. Los dones ayudan a llevar a cabo la gran comisión. Antes de Jesús nuevamente regresar al cielo, prometió que las señales sobrenaturales iban a traer confirmación al evangelio. No podemos combatir las huestes de maldad con buena oratoria, se necesitan los dones para revelar el evangelio de Cristo. 
  3. Los dones edifican y perfeccionan a la iglesia. Sí, quien use su don para dividir la iglesia, realmente está fuera de la voluntad de Dios porque los dones no se manipulan. La gente tiene que ser edificada y consolada (1 Co. 14:3, 12). 
  4. Los dones provocan liberación al pueblo De Dios. Jesús fue ungido y enviado con el Espíritu del Señor para “anunciar las buenas nuevas a los pobres y proclamar libertad a los cautivos” (Lc. 4:18). Él nos bautizo con el mismo Espíritu Santo para continuar con esta labor.

Usemos los dones para demostrar la presencia de Dios, para edificar, libertar y predicar el evangelio de Cristo. 

Peter E. Rivera-Fuentes (Jr.)

© 2017 Pote de Sal 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s