Quizás no te pega, pero…

Hubo un evento que ocurrió en las redes sociales en el 2016 para crear consciencia sobre la violencia en las relaciones. El mensaje era a través del hashtag #MaybeHeDoesntHitYou (Quizás él no te pega) y la idea era añadir un “pero” junto a señales de abusos psicológicos en las parejas.

Un abuso o una violencia entre parejas no es solo físico, sino que también es un asunto psicológico. Me atrevería a decir que muchas muertes comenzaron con algo tan simple como una microagresión y que muchas personas han vivido, de una manera u otra, una experiencia. Sin embargo, estas agresiones son tan pequeñas y tan simples que, en ocasiones, estamos en medio de un abuso psicológico y no nos damos cuenta. Que tu pareja no te pegue no significa que no esté abusando de ti de otra manera.

Nunca he vivido en carne propia el maltrato físico de parte de una pareja. No obstante, tuve una experiencia que entendía que era una tontería, pero no fue hasta después de contarla, luego de varios años, que las personas me hicieron ver que fue una señal de abuso psicológico.

No entraré en detalles, pero tuve una pareja que me hizo un regalo. Primero, el regalo era para que pudiéramos compartir de acuerdo con sus gustos. Al principio fue justo y me dijo que, si no me gustaba, el regalo se descartaría y él se quedaría con eso. Disfruté mucho de ese regalo y le dije que quería continuar usándolo. Sin embargo, en una ocasión me dijo que, aunque el regalo fue escogido para mí y para mi uso, era de él. Yo podía hacer uso del regalo, pero, si la relación terminaba, él se quedaría con eso. Efectivamente así fue.

Antes, veía esa situación como algo normal y pasajero. Luego de un tiempo de estar fuera de esa relación pude notar todas las otras señales. Quizás él no se percataba de lo que hacía, yo menos, pero eso no lo justificaba. A veces, el abuso no es algo que se ve a simple vista y eso por eso que no se puede resolver simplemente diciendo: “Pues no te metas con ese tipo de persona”.

Tal vez no logre acabar con la misoginia y la violencia de género en este escrito, pero puedo crear consciencia y hacerte ver cosas que muchas veces obviamos cuando estamos en una relación. El abuso psicológico también es parte de la violencia entre parejas, ya sea por parte del hombre o de la mujer.

Lo primero que necesitamos para confrontar el abuso es poder identificar las señales que, quizás sea un poco difícil por la manera o la cantidad de veces que se llevan a cabo. Además, en ocasiones, son tan leves que no nos percatamos con facilidad, porque quizás tu pareja no te pega, pero te dice cómo vestir.

No te pega, pero te dice que sin él/ella serías nadie.
No te pega, pero te amenaza con que, si terminas la relación, se matará.
No te pega, pero no deja que compartas con tu familia.
No te pega, pero te compara con otras mujeres.

Tal vez no te pega, pero te dice que no haces suficiente por él/ella.
No te pega, pero te dice que nadie más te va a querer.
No te pega, pero te hace creer que eres un desastre.
No te pega, pero controla tu dinero.

A lo mejor no te pega, pero te quita la autoridad.
No te pega, pero verifica tu teléfono.
No te pega, pero organiza tu tiempo libre sin tu consentimiento.
No te pega, pero te demanda sexo, aunque tú no quieras.

Quizás no te pega, pero te exige que le des acceso a tus redes sociales.
No te pega, pero cuenta el tiempo en que sales de la casa.
No te pega, pero amenaza tu seguridad financiera.
No te pega, pero te pelea, aunque no hayas hecho nada.

No te pega, pero minimiza tus problemas.
No te pega, pero te promete que jamás volverá a gritarte. Solo que no lo hagas enojar.
No te pega, pero quiere que pienses como él/ella.
No te pega, pero dice que no eres buena pareja ni buena/o en la cama.

No te pega, pero necesitas su aprobación para todo.
No te pega, pero te chantajea para lograr lo que quiere.
No te pega, pero cambia la situación para que termines con la culpa.
No te pega, pero sientes que no puedes ser tú mismo/a cuando estás con tu pareja.

No te pega, pero te trata como si fuera tu padre/madre.
No te pega, pero toma decisiones importantes sin hablarlas contigo.
No te pega, pero pone en poco tu conocimiento o tus habilidades.
No te pega, pero te hace recordar todas las veces que cometiste errores.

No te pega, pero sientes miedo.
Te aísla.
Te cela.
Te grita.

Las frases escritas son algunos de los tuits que leí con ese “hashtag”, experiencias de personas que conozco y otras experiencias que he vivido. ¿Tienes alguna más que añadir en esta lista? ¿Te identificas con alguna?

Seamos conscientes de lo que sucede en nuestra relación. Quizás las personas que han sufrido de violencia de género o intrafamiliar y abuso psicológico no han sabido cómo acabar con la situación ni cuándo salir de la relación.

Espero que, tú que me lees, no hayas sido víctima de una situación así o, si lo fuiste, que hayas podido salir de una relación tóxica o abusiva.

Si necesitas ayuda, puedes llamar anónimamente al 1-800-799-7233. Si prefieres recibir ayuda de una persona experta y en persona, escríbeme para ponerte en contacto de acuerdo con el país en el que vives.

“Ninguna persona merece tus lágrimas, y quien se las merezca no te hará llorar”.

—Gabriel García Márquez

Un abrazo,
Isa Figueroa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s