Una Voluntad Que Se Entrega

La voluntad del ser humano, es aquella acción que se ejerce bajo los parámetros de un interés que se busca, y que va alineado a la conducta y al razonamiento propio.

Al pasar de los años cada persona va adoptando una voluntad que a su juicio es la correcta. Creo que todos al menos en una ocasión experimentamos panoramas donde solía escucharse con frecuencia sobre la voluntad y aún en la etapa de la adultez se ve a grandes rasgos el apego y familiaridad en esa palabra.

Que si fulanito es muy voluntarioso, que si juanita también lo es; son frases que colocan un sello distintivo, donde cada Padre tiene la responsabilidad de a través de la enseñanza y corrección ir guiando a su niño. Y para nada es extraño ese comportamiento, porque dentro de la naturaleza humana siempre se va a querer hacer lo que nos parece o creamos conveniente.

Ahora bien, cuando hacemos entrega de la voluntad , participas de un acto de desprendimiento. Hechar a un lado el criterio, el razonamiento y hasta los deseos del corazón, entonces en cierta manera le estas diciendo a Dios, rindo lo que me parece, traigo a tus pies mi forma de pensar, todo aquello que en cierta medida está encarcelando el hecho de que tu Voluntad sea manifestada en mi.

Sino hay entrega absoluta de la voluntad, entonces no podemos dar paso a cumplir con el diseño de El para nuestras vidas. Te estarás preguntando, entonces como puedo hacer la voluntad del Padre, aquella que es agradable y perfecta? Simplemente, entregando el criterio y dando apertura a que el Señor tome control de tu vida, no de una manera parcial, llegando a entender que el rendir tu 100% traerá descanso.

¿Te acuerdas cuando Santiago nos enseña que no recibimos porque no sabemos pedir? Te cuento que en un punto de mi vida, todo lo que pedia era basado en mi humanidad y en mis anhelos, hasta que el Señor me hizo entender que cuando pido dejandole todo en sus manos, cediendo el control, y permitiéndole que se haga su voluntad y no la mia, El obrará siempre para mi bien.

En Jeremías vemos a un joven con un llamado, donde puede que unos lo tildaban de mentalidad limitante al pensar que no era muy maduro para afrontar tal responsabilidad. Por otra parte es probable que el mismo Jeremías no tuviese claro, que cuando Dios llama no identifica perfección, Él escoge un corazón dispuesto y que sea capaz de cumplir con sus ordenanzas. Más en su Gracia, Él no prestó importancia a la edad del joven, sino que señaló y determinó una asignación. Jeremías a su corta edad, se enfrentó a la elección de dejar a un lado su preocupación, cedió su voluntad, confiando que el mismo Dios que lo habia llamado era el mismo Dios que lo respaldaría.

La fórmula perfecta dentro de la voluntad será el menos / más; menos de mí y más, mucho más de Él. Estoy convencida, que en la medida que se va soltando la razón, nos despojamos de esas lineas que se convierten en unas limitantes; el cielo comenzará a soltar bendiciones sobre tu vida.

Creo que hoy es un buen dia para ofrendarle al Señor nuestra voluntad, recordar que sus pensamientos son mas altos que los nuestros y que siempre habrá un plan perfecto que superará por mucho, aquello que en lo secreto el corazón anhela.

Señor, hoy rendimos ante ti una voluntad adoptada, una que no nos pertenece, que no forma parte de nuestro carácter, y abrimos esa puerta para la manifestación de tu voluntad, formación y propósito en nuestras vidas. AMEN!

Con todo el cariño,
Betzy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s