Esperanza que desespera

Hoy no quiero decir mucho, creo que este post será corto, pero estoy seguro que será muy preciso. No sé cuánto tiempo llevas esperando por algo que Dios dijo que te daría o que haría. Es posible que desde hace mucho tiempo  estés en esa situación. Creo que ya has dicho muchas veces: “sé que Dios hará”, “confío en Dios”, “aquí estoy una vez más, Dios, recordándote o pidiéndote por lo mismo”; es posible que eso ya no te funcione, nada de eso. Es posible que mientras lees estas palabras tengas una esperanza que desespera.

Si te sientes así, o tal vez peor, hoy quiero entregarte algo para que lo guardes en tu corazón, porque sea como sea, “… si esperamos recibir algo que todavía no vemos, tenemos que esperarlo con paciencia.” (Romanos 8:25 TLA). Sea como sea debemos decir “en Dios he puesto mi esperanza; con toda el alma confío en él, pues confío en sus promesas.” (Salmos 130:5 TLA). Sea como sea debemos decir “pacientemente esperé a Jehová…” (Salmos 40:1 RV60). Sea como sea debemos estar conscientes que “… Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos.” (Romanos 8:28 NTV). Sea como sea debemos estar “… seguros de que Jesucristo, quien nos amó, nos dará la victoria total.” (Romanos 8:30 TLA). Sea como sea debemos estar seguros “…  que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la vida ni la muerte, ni los ángeles ni los espíritus, ni lo presente ni lo futuro, ni los poderes del cielo ni los del infierno, ni nada de lo creado por Dios. ¡Nada, absolutamente nada, podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado por medio de nuestro Señor Jesucristo! (Romanos 8:38-39 TLA).

Así que recibe lo siguiente y atesoralo en tu corazón:

El Señor es bueno con los que en él confían, con los que a él recurren. Es mejor esperar en silencio a que el Señor nos ayude.

Lamentaciones 3:25-26 DHH

Guarda silencio ante Jehová, y espera en él.

Salmos 37:7a RV60

En Dios he puesto mi esperanza; con toda el alma confío en él, pues confío en sus promesas.

Salmos 130:5 TLA

No puedes rendirte ahora, después de tanto tiempo no puedes rendirte, solo espera un poco más, yo sé que puedes, también sé que no es fácil y estas desesperado/a, perono puedes tomar la opción de rendirte, si es necesario toma una pausa, respira y vuelve a caminar, pero no te detengas, no te rindas.

Bendiciones
Lito Alicea

 

© 2016 Pote de Sal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s