Un asunto del corazón 

“La verdadera libertad proviene de la pureza del alma” 

-Anónimo

Fue en una noche fría mientras me encontraba cuidando de mi madre en un cuarto de hospital donde escuche un sonido al otro lado de la cortina. No era un sonido que estuviera acostumbrada a escuchar, ni tan siquiera se escucha en todo lugar, era armonioso, rápido, pero sin duda hermoso y lleno de un sentimiento especial. Allí estaba una pequeña en el vientre de su madre dando signos de vida y provocando la mejor canción. “Tun, tun, tun”, me es imposible olvidar esa madrugada donde entre lágrimas derramadas por la emoción de escuchar el corazón latir de un bebé que se aproximaba a nacer en unas horas Dios me hizo recordar cuan maravillosa es Su creación y a su vez el regalo de pureza que ha depositado en nuestro corazón para conservarlo con pasión.

Cuándo oyes la palabra pureza, ¿Qué viene a tu mente? Pureza según la RAE es estar libre y exento de toda mezcla de otra cosa. La pureza tiene un fin esencial en nuestras vidas de mantenernos alejadas de aquello que continuamente hace presión para entrar al corazón e invadirlo de sentimientos de quebranto. En otras palabras, la pureza es un arma poderosa en nuestras manos que nos separa entre lo impuro llevándonos a mantener el valor y la integridad de nuestro corazón. Día a día la valoración de la pureza se ha desvinculado de nuestra mente convirtiéndose en algo ajeno a nosotras. El mundo constantemente busca debilitar tus fortalezas como mujer conduciéndote al estancamiento obstaculizando el desarrollo del proceso de victoria dentro de ti, pero Dios anhela continuamente que apreciemos Su regalo y guardemos nuestra pureza mental.

Ahora, quizá debes estar pensando, ¿Y qué hay con todos los errores que he cometido? Bien, déjame aclararte un punto muy importante, aunque hayas cometido multitud de errores eso no te quita tu valor ni la oportunidad de traer pensamientos de bien y no de mal a tu mente. Todas las mujeres somos valiosas; tu valor comenzó mucho antes de que nacieras pues Dios ya tenía planificada tu venida a este mundo, aunque las circunstancias bajo las que naciste consideres no ser las mejores. Creo que el mejor tiempo invertido en la vida consiste en aprender a escuchar el corazón de Dios. Cuando lo busques dentro de tu corazón hallarás un nuevo palpitar que nunca antes habías sentido pues es ahí donde Dios manifiesta su propósito. Dentro de nosotras hay cosas que nos han manchado y poco a poco han ido echando raíces más si nos disponemos a alcanzar la pureza del corazón nuestra vida será transformada. Tengo la certeza de que el corazón es lo más importante en nuestra vida si no fuese así Proverbios 4:23 no existiría:

“Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida”

No descuides lo más valioso de tu vida. Ten la gratificación de verte como un todo. Distínguete por la pureza de tu corazón y esfuérzate por nunca perderla. Todos los días detente a hacer una introspección sobre tus pensamientos, sentimientos y acciones para mantener tu corazón alejado de aquello que no es conveniente para avanzar. Procura que lo esencial no pase a un segundo plano en tu vida ni se vuelva invisible ante tus ojos. Conservar la pureza en tu interior no es presión es vivir una vida en total libertad. ¿Qué paso firme darás a partir de hoy?

“Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro” (1 Juan 3:3 RV60)

Que Dios te guarde y te bendiga, 

Yaileen Caba

© 2017 Pote de Sal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s