“Pensad”

Muchos eventos impactantes han acontecido en el mundo desde hace unos meses para acá. Me voy a atrever a mencionar sólo algunos: el eclipse, las inundaciones en Texas (Harvey), terremoto en México I, Huracán Irma, terremoto en México II, Huracán María, masacre dentro de una iglesia en Texas, los fuegos forestales en California y tan reciente como hace algunos miércoles el anuncio del presidente Trump declarando a Jerusalén como la capital de Israel. 

Valga aclarar que el mencionar sólo los eventos no le hace justicia a toda la hecatombe de resultados que estos acontecimientos han desencadenado (muertes, pérdidas materiales, problemas emocionales y económicos, inestabilidad social, crisis, hambre, destrucción, etc.). No sé si a ti, pero todos estos acontecimientos me hacen pensar y mucho. 

Pablo enseña que debemos ser niños en cuanto a la malicia, pero adultos en el modo de pensar (1 Corintios 14:20) y muchas veces sucede lo contrario. Estamos viviendo un tiempo histórico, donde el líder debe mostrar de qué está hecho, asumir postura y amar. No es fácil ser líder de personas que le superan en pensamiento, conocimiento o experiencia, pero fue para este tiempo que Dios te posicionó para que marcaras la diferencia, para que fueras luz y guía un mundo desestabilizado. 

“Un líder de este tiempo debe ser el tipo de persona que, al enfrentar las circunstancias, medita sobre ellas. Se sienta con papel y lápiz, y escribe, crea y ordena sus ideas. Pone a prueba todo y se mantiene firme en lo que es bueno (1 Tesalonicenses 5:21). Es crítico en el mejor sentido de la palabra y, por lo tanto, no es crédulo, caprichoso ni se deja llevar por cualquier nueva tendencia.”

Es un tiempo retante, pero el líder efectivo y espiritual debe considerarlo todo y tomar en cuenta los pros y los contras, teniendo siempre un análisis de todas las decisiones que toma, las posturas que asume y los juicios que emite. Cabe destacar que el ser cuidadoso y riguroso no contradice la necesidad de ser dependiente de la oración y la revelación divina. El apóstol Pablo le dijo a Timoteo: “Reflexiona en lo que te digo, y el Señor te dará una mayor comprensión de todo esto” (2 Timoteo 2:7). En otras palabras, la manera de Dios para impartir conciencia y visión no es crear un corto circuito con el proceso intelectual. El pensar y tomar en consideración con urgencia lo que dice Su Palabra es de vital importancia. Eres una voz que se levanta, una mano que se extiende y una luz que guía. ¡Pensad!

“Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.” Salmo 119:105

Con amor,

Jennifer

Inspirado en un plan titulado: Cultivar las cualidades de un líder efectivo por John Piper

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s