Por si se te olvida…

(lee lo siguiente a toda voz y en primera persona)

Levanto la vista hacia las montañas, ¿viene de allí mi ayuda? ¡Mi ayuda viene del SEÑOR, quien hizo el cielo y la tierra! Él no permitirá que tropieces; el que te cuida no se dormirá. En efecto, el que cuida a Israel nunca duerme ni se adormece. ¡El SEÑOR mismo te cuida! El SEÑOR está a tu lado como tu sombra protectora. El sol no te hará daño durante el día ni la luna durante la noche. El SEÑOR te libra de todo mal y cuida tu vida. El SEÑOR te protege al entrar y al salir, ahora y para siempre.»

Salmo 121 NTV

Este es sin duda uno de muchos salmos que me gusta leer en voz alta y en primera persona, para recordarle al alma y espíritu cosas que al parecer se les hace difícil retener. Porque ¿qué hacemos buscando respuestas donde no puede haber alguna? Suelen haber veces que movemos fijas, planificamos cómo actuar y tomamos decisiones sin consultarle a Él primero (me ha pasado muchas veces). Pero ahora es tiempo de detenernos y reflexionar.

La ayuda que necesitaba el salmista, ¿venía desde las montañas? La ayuda respuesta/solución que necesitas tú hoy, ¿podrás conseguirla en una persona, alcohol, religión o algo adicional? Detente y reconoce que tu ayuda viene de Aquel, que si creó los cielos y la tierra, entonces es capaz de hacer todas las cosas posibles.

Sí, te estoy pidiendo que consideres poner tu confianza en alguien que jamás has visto; pero te aseguro que ese Ser tiene la capacidad de brindarte el mejor cuidado, pues su Palabra dice que Él no necesita descanso, ni un “break” para estar pendiente de ti. Tal como tu sombra te persigue, así lo hará su Espíritu Santo para dirigir tu camino.

“El SEÑOR te libra de todo mal y cuida tu vida […]” Vivimos en un mundo de maldad, así que será inevitable toparse con el mal; pero el Señor promete siempre estará ahí. En altas y bajas, tendrás siempre una salida. ¿Serías capaz de creer en las promesas de Dios?

Así que, por si se te olvida, el Salmo 121 te recuerda que no estas solo, y te garantiza que en Dios siempre habrá solución.

Bendiciones para ti.
Shirley

©2018 Pote de Sal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s