Mis metas junto a ti

¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?
Amós 3:3

En ocasiones, entendemos que establecer metas es un acto individual; sin embargo, hacer planes y trazar metas tiene la habilidad de fortalecer a una relación. Un caso común que sucede entre las parejas es que carecen de la habilidad de tomar decisiones juntos. Desde que crecemos y establecemos qué queremos ser cuando seamos grandes, trazamos metas. Sean grandes o pequeñas, constantemente analizamos qué haremos en un futuro tan cercano como mañana o tan lejano como en cinco años.

Cuando una persona tiene pareja, la cuestión de trazar metas cambia un poco. Se debe entender que si es una relación que se toma en serio (dígase que esperan durar muchos años), hay que tomar en consideración a la persona. No puede uno ir para un lado y el otro, para otro lado.

Un detalle muy común que sucede entre los jóvenes universitarios es que trazan metas fuera de la relación estando en una. Un caso hipotético puede ser que él quiera estudiar Medicina en Australia y ella quiere irse a Nueva York para estudiar Periodismo. Si esta pareja quiere llegar al matrimonio, deben comprender que ya no serán dos, sino uno.

No obstante, no hay que irse tan lejos ni ser tan drásticos. Quizás sea algo sencillo como cumplir el sueño de un viaje, como lo fue nuestro caso. Para mi luna de miel, quise ir a Francia. No fue una decisión sencilla, ya que él quería ir a Disney. Ya habíamos empezado mal.

Sin embargo, hablando sobre los pros y los contras, decidimos que Francia era la mejor opción. Ahora bien, no fue tarea fácil cumplir esa meta. Requirió trabajar en equipo, ahorrar juntos, y casi todos los días reunirnos para hablar del plan.

Parte del proceso es que siempre hay frustración porque se ve difícil. Uno de los dos se frustra, pero el otro debe servir de apoyo emocional, y viceversa. La clave está en dejar el egoísmo a un lado y, en ocasiones, el orgullo.

El hecho de trazar metas, trabajar juntos indudablemente causa que la confianza entre ambos aumente y mejora el compromiso. Ver todo realizado da una inmensa alegría y esa es la mejor recompensa que se puede obtener.

Tan pronto pisamos Francia, Franco y yo dijimos emocionados: “¡Lo logramos!” Nos emocionó más el hecho de haber completado la tarea que estar allá. Aclaro que no estoy subestimando la experiencia de estar en París, el lugar más romántico del mundo, sino que le estoy dando un valor incalculable de trazar una meta, trabajar en ella y cumplirla junto a mi pareja.

Todos contamos con el potencial de cumplir metas, no solo trazarlas. Siempre lo estamos haciendo; desde levantarnos de la cama, hasta ir al baño. No es tan complicado hacerlo en pareja. Por eso es tan importante el verso de Amós 3:3, porque si ambos tienen una misma visión de establecer la meta, puede trazar el camino también.

Tengas pareja o amigo/a, siéntanse y planifiquen algo tan sencillo como un día de turismo interno. Otro día, se pueden sentar y planificar un viaje a Europa (no son tan caros). Recuerden: hay metas que pueden cumplir a corto plazo y otras a largo plazo. Planifiquen qué harán este mes o al finalizar el año. Hagan una tabla para los ahorros; cada uno puede aportar lo mismo cada vez que reciban un ingreso. Pueden establecer cualquier método, lo importante es cumplir tus metas junto a esa persona.

Isa Figueroa

© 2018 Pote de Sal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s