Machos Alfa: Batería Recargada

Hace unos días fui a encender mi carro y al hacerlo noté que algo no estaba bien. Entré en alerta al no saber que estaba pasando y necesitaba usar el auto. Al mirar los indicadores en la pantalla me fijo que la luz de la batería estaba encendida. Era la batería la que había causado que el carro no estuviera funcionando correctamente. Sin la energía suficiente no podía girar el volante, el freno de emergencia estaba atascado, era algo de locos. Tenía que llegar al trabajo pero sin mi auto funcionando era imposible. Así que después de hacer la gestión de llamar al trabajo para indicar que no iba a poder llegar a tiempo. Le escribo a un amigo para que me ayudara a conseguir una batería nueva. Conseguimos una a buen precio y con una garantía de varios años. Finalmente resolvimos y pude llegar al trabajo.

Está situación me hizo pensar en mi vida espiritual. En un sin número de ocasiones me he sentido así, sin energías y sin carga para continuar. No es hasta que vemos que algo no esta bien, que vemos los indicadores. Hemos perdido comunión Dios, no disfrutamos de nuestro tiempo de devoción. Ya leer la biblia y orar nos pesa tanto. Asistir a la Iglesia se vuelve una rutina. Ya no esperamos algo nuevo cada ves que escuchamos la palabra de Dios predicada. Esto aquí mis hermanos, es un peligro. Porqué al andar así, muchas de nuestras funciones como cristianos no puede ser llevadas a cabo. No vamos a estar atentos a las oportunidades que nos da Dios de suplir las necesidades de otros y ser de bendición. No seremos de edificación para la iglesia, porque nuestro amor quizás se haya enfriado y no sirvamos con la misma pasión (Apocalipsis 2:4). No tendremos en mente que estamos aquí para servir y no ser servidos.

No celebraremos las victorias de otros, si no que nuestro orgullo nos hará envidiarlos y buscar cada defecto que tienen. No estaremos dispuesto a ser humildes y aprender de las virtudes de otros. Hay tantas cosas lindas, que nos perdemos cuando andamos descargados de la energía que nos brinda la comunión con Dios (Juan 15: 4-5). Esto no es algo que sucede de la nada. Es un proceso que se va dando paulatinamente, mientras pasan los días y no tomo un momento para hablar con Dios. Cuando solo abro mi biblia para seguir al predicador en el servicio el domingo. Así como la batería se queda sin carga y llega la hora de cambiarla, así mismo nuestras energías y nuestra comunión debe ser renovada en él cada día (1 Crónicas 16:11).

Se decían el uno al otro:
—¿No ardía nuestro corazón mientras conversaba con nosotros en el camino y nos explicaba las Escrituras?
Lucas 24:32

Así como mi carro recibió un cambio de batería, lo cual permitió que pudiera funcionar de la manera para la cual había sido fabricado. Es el deseo de Dios que cuando lo buscamos y establecemos una relación honesta e intencional, seremos recargados y nuestras fuerzas serán renovadas para dar frutos y poder bendecir a otros (Isaías 40:31). Comienza buscando el rostro del Señor cada día, ya sea por medio de un devocional o una lectura bíblica. Se intencional, ve con la mejor actitud sabiendo que Dios tiene algo especial para ti en su palabra (Marcos 1:35). Oremos teniendo en mente que Dios nos escucha y para él, lo que tengamos que decir es importante. Dejemos también espacio en nuestras oraciones para que Dios en el silencio nos hable, nos dirija y nos de paz. Asiste a tu iglesia con la intención de servir y bendecir a tu comunidad cristiana.

Ten la esperanza que la palabra que Dios tiene para ti ese día, complementara lo que Dios ya te ha ido hablando durante la semana. Donde quiera que estés, mantente atento a las oportunidades que Dios esta brindando para que puedas ser sus manos y sus pies aquí en la tierra. Demos gracias a Dios por esas amistades que nos dan la mano cuando nuestras baterías están descargadas y saben a quien acudir para que tengamos carga. Que el Dios de los cielos y nuestra relación con él, se la fuente de vida que necesitamos para cumplir el propósito para el cual hemos sido creados.

Darío Cortés Dioses

©2018 Pote de Sal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s