Quién soy yo

Hace unos días, me ofrecieron una oportunidad de realizar una labor en un lugar importante; y quedé estupefacta y hasta un poco asustada ante el hecho de que me hubieran enviado a mí a hacerlo. Es algo bueno (diría excelente), que sería de gran provecho para mí, pero aún así tuve temor. Mis primeros pensamientos fueron: “¿En serio? ¿Por qué yo?” Y es que, humanamente reconocí que entre todas las personas que lo podían hacer, yo no era la más cualificada para ese trabajo. Pensé que tal responsabilidad caería en manos de alguien mejor que yo, mejor capacitado. Aun con esos sentimientos, acepté el reto y me fui a mi casa, pensando en ello.

Si algo hacemos bien, es pensar, pensar y nuevamente pensar las cosas. “¿Por qué yo? “¿Por qué no ‘x’ persona? ¿Y si no lo hago bien?”— fueron las preguntas que repetitivamente me hacía. De repente, hice un alto, porque a mi mente vino un personaje bíblico de mucha enseñanza… Moisés.

Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel? Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Equipo al puedo, serviréis a Dios sobre este monte.


Éxodo 3:11-12

Detrás del éxito de Moisés al sacar al pueblo de Dios de Egipto, hay que pensar que, en un momento dado, Moisés no se sintió como la persona ideal para tan ardua e importante labor. Se menospreció ante Dios, al punto que Dios se enojó. Nosotros a veces hacemos lo mismo. No nos creemos capaces. Se nos olvida que Él nos formó, nos escogió, por ende nos capacitó para hacer lo que nos pide.

Luego de meditar en esto, le pedí perdón a Dios, por haberme sentido incapaz de hacer lo que sé que puedo hacer, no porque me crea la mejor, sino porque su favor y gracia me han acompañado. Ese mismo favor y gracia te acompañan a ti. Cuando Dios se antoja de usarte, amárrate bien el cinturón, porque te llevará de prisa a cumplir tu deber. No te auto limites. Pon tu vida en sus manos.

Con amor,
Shirley

© 2019 Pote de Sal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s