Plantados en el lugar correcto.

Un día mientras caminaba, fijé mi mirada en una pequeña planta que habría paso a su crecimiento rompiendo el cemento; de esa manera se formaba. En ese cuadro de la naturaleza que estaba apreciando, mi lado reflexivo dijo presente; y comencé a comparar al hombre (término general) con ese proceso de crecimiento que se daba allí en aquel lugar.

Entonces llegué a varias conclusiones:

1 – Crecerás en un lugar que a pesar de las montañas que se estacionen, aprenderás a escalarlas.
2 – Que hasta que Dios no cumpla su cometido y propósito en tu vida, ese ciclo no cerrará.
3 – Que al romper el cemento, las fuerzas se agotarán pero llegarán nuevas para remontarnos a lugares deleitosos y altos. Confía!
4- Entenderás realmente de que madera estás hecho y de lo que eres capaz de lograr, crear y entregar.
5 – Por último y sin restarle importancia, al contrario este punto es el más relevante de todos; conocerás a Dios de otra manera.

¿Sabes, hijo de Ministro? No importa el terreno, no importa el lugar, ni la fuerza humana que tengas que hacer para germinar, se vale llorar, se vale pedir un abrazo, se vale soltar todo aquello que pueda interrumpir o impedir la siega de esa semilla que plantó el Señor. Él se encargará de rociarnos con su lluvia celestial, de abonarnos, de acariciarnos y también de podarnos (es parte de nuestra formación humana).

Sea cual sea el caso, confiamos en los cuidados del Maestro. Todo lo que Él permite en nuestra vida tiene su razón de ser.

Así como establece su palabra, costará el sembrar, es posible que sudor, desgaste, fuertes temperaturas, pero el resultado y lo que produce la semilla moverá tanto en ti y tenlo por seguro que hasta cobrará vida lo que tú pensabas estaba muerto.

Los que con lágrimas sembraron, con gritos de alegría cosecharán. El que vaya andando y llorando llevando la bolsa de semillas, volverá gritando de alegría llevando manojos de trigo.

Salmos 126:5-6 PDT

El trigo ya está, te toca a ti esparcir la semilla. Desconozco las experiencias que hayan tocado a tu puerta pero confío sean éstas, las que te empoderen para continuar, sanar, cuidar y abrazar a muchos en este recorrido.

Con todo el cariño,

Betzy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s