Eres Tú, No Él.

Recuerdo que hace unas semanas atrás estuve a la expectativa de que muchas de las respuestas a mis interrogantes llegarían. Estuve muy seguro y confiado de que todo lo que estaba haciendo era correcto, además estaba feliz de que mi comunicación con Dios estaba en excelentes condiciones, estaba muy seguro de eso.

También recuerdo que hace unos días, sí, llegó respuesta pero no la que esperaba. Dios me dijo: “No estás buscando las respuestas.” En ese momento me sentí muy triste y frustrado. Recuerdo que tuve mucho temor. Quería arreglar eso, realmente quería comenzar a hacerlo de la forma correcta.

Hubo muchas conversaciones con mi novia y le hacía demasiadas preguntas. Dios la ha dotado de mucha sabiduría y una de las cosas que me dijo fue: “No debes ser tan insistente en querer que te hable ahora. Déjalo fluir. Quédate en silencio y respira. No pienses en nada y haz lo que Él ponga en tu corazón. Él te dejará saber qué quiere. Pero debes relajarte.”

Cuánto nos cuesta estar tranquilos y ser pacientes. Más en nuestra generación. No nos gusta esperar, no nos gusta que las cosas salgan a la inversa de como las planificamos. En tantas veces hacemos lo mismo con Dios. Esperamos que actúe como queremos, bajo nuestros pensamientos, nuestra lógica y en nuestro tiempo.

Salomón nos comparte: “La necedad del hombre le hace perder el camino, y luego el hombre le echa la culpa al Señor.” (Proverbios 19:3 DHH) Ser necio, según la Real Academia Española, es una persona terca en lo que hace o dice y que no sabe lo que podía o debía hacer. Yo he actuado de esa manera, yo en demasiadas oportunidades he hecho las cosas a mi forma, sin hablar con Dios ni escucharlo, y luego le he preguntado las razones por las que permitió cualquier situación, le he echado la culpa a Dios por mis malas decisiones.

En muchas ocasiones eres tú, no Él. Eres tú el que no dejas que te hable, o que no escuchas bien. Eres tú el que insistes tanto en lo que quieres y piensas, que no le das el espacio de Él manifestarse. Dios no es un centro de quejas o desahogo y listo. Dios es ese ser increíble que si te escucha desahogándote y hasta quejándote y a su vez te habla, te enseña, te corrige y te consuela. Dios es mucho más que sólo escucharte, Dios también quiere hablarte.

Si quizás no has escuchado nada, es que no estas buscando las respuestas correctamente. Silencio. Respira. Relájate. Haz lo que Él ponga en tu corazón. Ten paz.

Lito Alicea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s