Piedras Llamadas Promesas

Una piedra en las manos incorrectas provocaría una tragedia. Pero una piedra en las manos correctas prodría edificar un milagro.

Pastor Carlos Manuel

Inicio este artículo compartiendo esa cita de mi amigo Carlos Manuelle en un sermón de su iglesia, porque trae a mi memoria un buen día de mucho trabajo intenso, pero mucha enseñanza.

Recuerdo que trabajaba en la formación y montaje de una tienda. Mientras lo hacía descubría la importancia de fijarme en los detalles y buscar las alternativas correctas para que todo tuviera muy buena imagen y estuviera bien colocado para el disfrute y seguridad de los clientes.

El edificio no estaba bien alineado en algunas áreas y aunque fuera, así el “setting” debía estar bien hecho. Así que, como mencioné antes, se debían buscar alternativas. Una de ellas era la soldadura, otra usar madera, otra un largo hilo, tornillos y demás. Pero, el fin era uno: que todo quedara bien colocado para el disfrute y seguridad de los clientes.

Nuestras vidas deben ser construidas de forma correcta. Estoy totalmente seguro que el edificio en donde estamos, nuestro mundo, esta corrompido, no está ni bien, ni alineado a lo que Dios desea y eso, muy probablemente continúe así. Pero sin importar eso, nuestra vida, nuestro “setting”, debe estar bien hecho, y debemos buscar alternativas para que todo esté alineado a nuestro Creador y así poder tener una vida con plena seguridad y que podamos disfrutarla en su totalidad.

La Biblia en los relatos de los evangelios nos habla de la importancia de construir sobre las palabras y promesas de Dios. Esa es la alternativa más preciada para mí. Max Lucado en su libro “Esperanza Inconmovible” nos comparte una afirmación poderosa y que quiero que usemos como oración:

Estamos construyendo nuestras vidas en las promesas de Dios. Debido a que su Palabra es irrompible, nuestra esperanza es inquebrantable. No nos ponemos de pie sobre los problemas de la vida o el dolor en la vida. Nos mantenemos firmes en las grandes y preciosas promesas de Dios.

Utiliza cada promesa como esa piedra que hace que se forme un milagro diario en tu vida. La vida en Cristo trae orden, dirección y esperanza. No es color de rosa, pero sí de un color extraordinario que a través de Cristo como camino, y el Espíritu Santo como guía, nos llevará al lugar eterno que ya ha sido preparado para nosotros. Esas piedras llamadas promesas, están en Su Palabra, estúdialas y vive en ellas.

Paz

Artículo publicado previamente en redefinidos.com


Lito Alicea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s