¿Qué pasará si …?

Incluso las personas con una gran fe suelen experimentar duda cuando el panorama en frente de ellos no se ve como esperaban. Este fue mi caso durante los pasados meses, los procesos académicos a los cuales me he enfrentado no han sido, para nada, lo que yo tenía en mente. El hecho de solicitar práctica clínica de forma virtual causó en mí mucha ansiedad.

La universidad no estaba del todo organizada, yo no tenía conocimiento de todos los documentos que debía entregar, ni de la fecha límite para enviarlos a la coordinadora de práctica. Gracias a la duda y la desesperación me hice muchas preguntas como: ¿Qué pasará si no consigo todos los documentos antes de la fecha estipulada? ¿Qué pasará si no cumplo con todos los requisitos? ¿Qué pasará si me deniegan la solicitud y no puedo comenzar la práctica en Agosto?…

Lo increíble es que todos estos cuestionamientos estaban surgiendo mucho antes de conocer el panorama al cual me estaría enfrentando. No es hasta este momento que me doy cuenta de que todo surgió a raíz de mi deseo de querer tener todo bajo control. No sé cuántos se puedan identificar conmigo, pero que difícil se nos hace dejar todo en las manos de Papá. Creemos que las cosas deben suceder como y cuando queremos, olvidando por completo que su plan es perfecto.

Algo aún más increíble es que yo sé que Dios siempre ha estado en control, de hecho, Él fue quien puso en mi el sueño y el anhelo de convertirme en Terapista del Habla-Lenguaje. Todas las puertas que Él ha abierto durante estos años son prueba suficiente como para dejar que el miedo, la incertidumbre y la preocupación sobrepasen lo que ya Dios había determinado.

Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy.

Mateo 6:34 NTV

Luego de tanto, gracias a Dios pude adquirir los documentos necesarios para solicitar la práctica clínica y enviarlos justo antes de la fecha límite de entrega. La realidad es que, aunque aún me falte aprobar un examen comprensivo para que mi solicitud sea aceptada, puedo decir que la mano de Dios obró en medio de todo este tiempo. Sin embargo, no pude percibirla desde el principio gracias al afán que yo misma había creado. 

Hoy doy gracias a Dios, porque en medio de mi duda Él permaneció fiel, tuvo paciencia conmigo y me mostró, una vez más, que Él cuida cada uno de mis pasos y tengo la certeza de que también lo hace con los tuyos. 

Puede que la actitud con la cual estés enfrentando cualquier proceso académico sea el motivo de tu ansiedad, stress y desmotivación. Por tal razón te invito a que no dejes que el exceso de futuro maneje tus emociones. Es hora de identificar tus ¿Qué pasará si…?, y entregarlos a Dios para que sea Él quien ponga todo en orden. No te preocupes por lo que hoy no puedes controlar, vive un día a la vez y ten la confianza de saber que Dios tiene un plan mucho mejor que el tuyo.

¡Dios restaura tu pasado, organiza tu presente y prepara la bendición de tu futuro, confía en Él!

Un abrazo y bendiciones.

Neisha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s